fbpx
Seleccionar página

Las formas de reclamar por las lesiones en un accidente de tráfico pueden incluir la vía penal, en caso de comisión de un posible delito, el acuerdo extrajudicial o la vía civil a través de demanda. Es esta última, por la tipología de daños que se suelen sufrir en los accidentes de tráfico, la que en mayor medida suele llegar a los tribunales. A pesar de esto, existen dudas sobre cuál es el plazo de prescripción para interponer una demanda por un accidente de tráfico con lesiones.

Para determinar en qué momento se extingue el derecho a interponer una demanda debemos poner en relación diversos textos legales, que en este caso serán, principalmente, el Código Civil y la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor (LRCSVM), así como lo previsto tras el baremo de 2015.

¿Qué dice el Código Civil sobre el plazo de prescripción?

De forma que la reclamación de una indemnización por lesiones a menudo se canaliza a través de la vía civil, lo que ha de llevarnos a analizar, en primer lugar, qué dice el Código Civil sobre los plazos de prescripción o, más concretamente,  del momento a partir de cual podemos interponer dicha demanda.

En este sentido, el Código Civil establece en su artículo 1969 que “el tiempo para la prescripción de toda clase de acciones, cuando no haya disposición especial que otra cosa determine, se contará desde el día en que pudieron ejercitarse”.

La referencia a “[…] desde el día en que pudieron ejercitarse”  no ha de interpretarse como el día del accidente de tráfico, sino desde el momento en que se conoce el alcance de las lesiones, los días de hospitalización y, en definitiva, todos los elementos que nos permitan cuantificar dicha reclamación. A partir de ese momento situamos el punto de partida del plazo para interponer la demanda.

¿Qué dice la LRCSVM sobre la prescripción de la demanda?

El artículo 7 de la LRCSVM (modificado, como ya veremos, por el baremo de 2015) establece que las acciones de reclamación por lesiones o daños prescribe en un año. Tomando lo dicho en el epígrafe anterior sobre el Código Civil podríamos concluir con que, en general, el plazo de prescripción de una demanda por accidente de tráfico empieza a contar desde el momento en que se pueden cuantificar las lesiones sufridas y hasta un año después.

No importa, por tanto, que el accidente haya ocurrido en febrero si el perjudicado curó sus lesiones en agosto. Será este el momento, y no en febrero, a partir de cual correrá el año de prescripción.

La prescripción de la demanda por accidente de tráfico tras el baremo de 2015

Ya hemos adelantado que en 2015 se publicó la conocida como ley del baremo, que entre otras cosas modificó el artículo 7 de la LRCSVM, ya mencionado en párrafos anteriores.

Dicha modificación incide en los plazos de prescripción. A este respecto, se establece que antes de interponer una demanda, el perjudicado tendrá que realizar una reclamación previa, que interrumpirá la prescripción hasta que recibamos una oferta o respuesta motivada de la aseguradora, momento en que se reiniciará el plazo. Esto nos lleva a la conclusión de que son dos los momentos en que podemos considerar que empieza a correr el plazo de prescripción:

  • La estabilización de la víctima (con la consiguiente cuantificación de las lesiones)
  • Desde que recibimos la oferta o la respuesta motivada de la aseguradora contraria.

De la lectura literal del artículo 7 [“Tal interrupción se prolongará hasta la notificación fehaciente al perjudicado de la oferta o respuesta motivada definitiva”] también podemos inferir —algunos tribunales así lo hacen— que, en caso de que la aseguradora contraria no cumpla con su parte de emitir la oferta o la respuesta motivada en el plazo de tres meses desde la recepción de la reclamación del perjudicado, dicho plazo de prescripción para interponer una demanda quedaría interrumpido de forma ilimitada.

Sea como fuere, podemos hablar de un plazo general de un año a partir de la curación de las lesiones o bien desde la recepción de la respuesta de la aseguradora contraria. No obstante, puestos en relación ambos supuestos, puede darse la circunstancia de que, por ejemplo, recibida la respuesta a nuestra reclamación inicial (que no es una cuantificación “oficial”, sino una comunicación a la aseguradora contraria para que determine su responsabilidad y presente oferta), el perjudicado continúe en tratamiento, por lo que su finalización será lo que determine el plazo para interponer la demanda.

Vista la complejidad que nos podemos encontrar según sea el caso, y siendo conscientes de que cada accidente de tráfico tiene una casuística determinada, la opción más recomendable es acudir a un despacho especializado como Defentis, que resolverá cualquier duda sobre plazos y tomará las decisiones adecuadas según sea el caso.

Defentis

Abogados de Accidentes de Tráfico