Seleccionar página

Una de las consecuencias más graves al sufrir un accidente de tráfico (exceptuados, claro está, los casos de fallecimiento) es sufrir una lesión medular que deriva en paraplejia. Esta dolencia supone que el afectado sienta paralizada la parte inferior de su cuerpo, lo que limitará notoriamente su movilidad y, por tanto, sus condiciones de vida normales.

Estos supuestos, que ni mucho menos son, por desgracia, inusuales, suelen ir acompañados de conceptos indemnizatorios que es necesario conocer. Lo que pretendemos en este artículo es explicar  los conceptos indemnizables y algunas de sus características a nivel básico, dado el complejo y variable sistema indemnizatorio de estos supuestos. Y, para ello, dividiremos entre las indemnizaciones por daños físicos y los que están más estrechamente relacionados con perjuicios patrimoniales.

Indemnización por paraplejia: conceptos por daños físicos

Dentro de los daños físicos, encontramos dos conceptos importantes a tener cuenta de cara a futuras indemnizaciones:

  • Lesiones temporales: Se tienen en cuenta los días trascurridos desde que se produce el accidente hasta que se estabilizan las lesiones. Comprenden los días de hospitalización en urgencias, los días impeditivos y no impeditivos y todos aquellos necesarios hasta la estabilización de las lesiones.

En la indemnización se incluyen los gastos médicos, de rehabilitación, así como el material necesario para estabilizar las lesiones, tales como prótesis, muletas, sillas de rueda…

  • Secuelas: Se trata, sin duda, del elemento más importante. Las secuelas son los perjuicios físicos (tanto externos como internos) que permanecen después de la lesión. En este caso, una lesión medular grave que provoque paraplejia supone una secuela física que se extenderá, por regla general, a lo largo de toda la vida del lesionado. De ahí la importancia de este concepto.

En las indemnizaciones por secuelas derivadas de paraplejia se deben considerar las áreas de la columna en la que se ha producido la lesión. Cada área tiene asociado una puntuación del baremo indemnizatorio que influirá en la indemnización a percibir. También la edad del lesionado es importante para el cálculo de la indemnización.

Asimismo, se recoge en el baremo indemnizatorio conceptos relacionados con un perjuicio particular derivado de estas lesiones. Esto quiere decir que los daños morales por perjuicios físicos o estéticos, así como la pérdida de calidad de vida propia o de los familiares del afectado también influyen en el cálculo de la indemnización y son daños computables y, por tanto, resarcibles.

Indemnización por paraplejia: conceptos por perjuicio patrimonial

En el caso de los conceptos que están más estrechamente relacionados con las pérdidas económicas derivadas de la paraplejia, los más destacados son tres:

  • Daño emergente: En este concepto se incluyen todos aquellos gastos, principalmente sanitarios, necesarios para el cuidado del lesionado durante el resto de su vida y que deben indemnizarse, tanto si refieren a gastos hospitalarios como domiciliarios. También las prótesis y/o órtesis (material para la ayuda técnica de algunos movimientos corporales) deberán resarcirse al afectado, así como gastos por tratamientos de rehabilitación en centro médico o en casa.

 

  • Limitación de la autonomía personal: La notoria limitación de la autonomía personal que supone la paraplejia conlleva, irremediablemente, que las funciones básicas que antes se realizaban sin ayuda ahora deberán contar con ella, ya sea mediante personal de asistencia o mediante objetos que faciliten la labor.

De esta forma, deberán contemplarse como conceptos de indemnización toda la ayuda técnica que precise el afectado a lo largo de su vida, las obras que deba realizar en su vivienda para adecuarla a las nuevas necesidades, los cambios de vehículo para poder adaptarlo a las necesidades de movilidad del lesionado, y los gastos derivados de contratar a personal de ayuda o, simplemente, por que un tercero se haga cargo del afectado.

  • Lucro cesante: Se corresponden con aquellas pérdidas económicas derivadas de la imposibilidad, por parte del afectado, de realizar la actividad laboral que desarrollaba antes del accidente. Esto es: lo que podría haber seguido ingresando y, por verse impedido para realizar de forma normal su trabajo, dejará de ingresar.

En este sentido, se deberá calcular la indemnización en función de si el afectado tenía trabajo en el momento del accidente, en cuyo caso habrán de considerarse los distintos tipos de incapacidades (parcial, total o absoluta) o de si el lesionado no tenía trabajo, para lo cual se establece una indemnización por afectar a futuras incorporaciones al mercado laboral. Es importante destacar que la persona que realice tareas fundamentales del hogar también será indemnizada.

Como vemos, estos son los conceptos básicos a los que se deberá atender en caso de que se produzca una situación de paraplejia tras un accidente. La complejidad del tema no permite profundizar en las cifras económicas derivadas de computar estos conceptos, ya que deberá hacerse un profundo estudio de las lesiones para concretar las cantidades. Para ello, siempre recomendamos acudir a despachos especializados como Defentis, lo que permitirá analizar caso por caso y dar una respuesta efectiva.

Defentis

En caso de paraplejia por accidente de tráfico, ¿qué conceptos se indemnizan?
5 (100%) 2 votes