Seleccionar página

Una negligencia médica ocurre cuando un profesional sanitario actúa apartándose de los estándares médicos exigibles (ya sea por acción o por omisión) causando en la mayoría de las ocasiones un daño físico y moral al paciente. Cuando esto sucede, podemos exigir una indemnización como forma de resarcir los perjuicios ocasionados, para lo que se hace necesario tener claros algunos aspectos importantes.

¿En qué casos podemos estar ante una negligencia médica?

Los daños que se pueden sufrir a consecuencia de una mala praxis médica son muy variados. Sufrir una infección o una lesión después de someterse a una operación quirúrgica, recibir un diagnóstico incorrecto, no realizar un seguimiento óptimo después de una cirugía o, en el peor de los casos, el fallecimiento del paciente son los más comunes.

Aunque también aspectos formales, como la falta de consentimiento antes de iniciar un tratamiento médico para que sea el paciente quien valore sus consecuencias y tome la decisión adecuada, pueden dar lugar a responsabilidad por una incorrecta atención médica.

¿Qué debemos hacer si creemos ser víctimas de una negligencia médica?

Un aspecto fundamental antes de iniciar cualquier reclamación es recopilar toda la documentación médica relativa al episodio concreto.

Es muy importante contar con el mayor número posible de documentos que acrediten los daños físicos o morales por negligencia médica, aunque en un principio éstos puedan parecernos accesorios o irrelevantes. Para acceder a esta documentación debemos dirigirnos al Servicio de Atención al Paciente de nuestro centro y solicitar que nos entreguen el historial clínico.

También es recomendable fotografiar la lesión sufrida y realizar un seguimiento de su evolución para disponer de información complementaria ante una futura reclamación.

Una vez tenemos la información necesaria a nuestra disposición, podemos instar la reclamación, cuyo procedimiento va a depender de si la negligencia se ha producido en la sanidad pública o en la privada, lo que determinará los pasos a seguir.

Tipos de reclamación por negligencia médica: diferencias entre un centro la sanidad pública y la privada

Haber sufrido una negligencia médica en un centro de la sanidad pública o en la sanidad privada es otro de los aspectos a tener en cuenta para seguir el procedimiento adecuado para reclamar los perjuicios ocasionados.

En el caso de que la negligencia se haya producido en un centro público dispondremos, como máximo, de 1 año para instar un procedimiento administrativo contra la Administración y reclamar, en este caso, la responsabilidad patrimonial.

El plazo de un año empieza a contar desde el momento en el que se determina la negligencia médica. Esto es, en el supuesto de que el paciente haya fallecido, comenzará a correr el plazo a partir de la fecha de la muerte, mientras que si se trata de lesiones este plazo se iniciará a partir de que se recibe el alta médica, bien porque las lesiones se han curado o bien porque se han estabilizado ya como secuelas.

Si por el contrario la negligencia se ha producido en la sanidad privada (ya sean centros o profesionales del ámbito privado) deberemos iniciar una reclamación por responsabilidad civil dentro de un plazo máximo de 5 años si se trata de responsabilidad derivada de un contrato (por ejemplo, con la empresa aseguradora de la asistencia sanitaria) y de 1 año si es por responsabilidad extracontractual (por ejemplo, el sanitario o el hospital donde se haya producido la negligencia).

En cualquier caso, los plazos también empezarán a contar desde la fecha de fallecimiento del paciente o desde la sanación o estabilización de las lesiones sufridas.

Por otro lado, existe una tercera opción para reclamar por negligencia médica que es la vía penal, aunque quizás en estos casos sea lo menos recomendable. Asimismo, la fecha de prescripción en este supuesto variaría en función del tipo de delito que se haya cometido.

Para ello es necesario interponer la denuncia y realizar un peritaje de las lesiones y secuelas sufridas (o de la autopsia si el paciente ha fallecido), lo que determinará la constatación de que se produjo o no una negligencia y, por tanto, la correspondiente indemnización por los daños causados.

La indemnización por negligencia médica, de la que hemos apuntado sus características más generales, se trata de un asunto complejo desde la perspectiva médica y jurídica que requiere de un alto grado de especialización y experiencia como los que ofrecemos desde Defentis.

Defentis

Cómo reclamar una indemnización por una negligencia médica
1 (20%) 1 vote