fbpx
Seleccionar página

Cuando más de dos vehículos se ven envueltos en un mismo accidente hablamos de una colisión en cadena. Este tipo de siniestros suelen generar un gran desconcierto y, en ocasiones, demasiada tensión, pues no suele estar claro quién de todos ha sido el responsable y existen tantas versiones de lo sucedido como personas están implicadas en el accidente.

Por  eso conviene analizar este tipo de accidentes en cadena para precisar la responsabilidad de los conductores, las acciones recomendadas en estas circunstancias, qué tipo de indemnización se puede esperar, etc.

¿Quién es el responsable de un accidente en cadena?

Cuando hay un accidente entre dos vehículos y se han producido daños materiales, la solución suele ser sencilla: se rellena un parte amistoso detallando lo ocurrido y las aseguradoras se hacen cargo, en su caso, de los perjuicios que hayan podido sufrir. Sin embargo, en un accidente en cadena es más complicado, ya que a menudo no es sencillo establecer el culpable del siniestro y el volumen de daños suele ser mayor.

Para determinar de quién es la responsabilidad en un accidente de tráfico en cadena, hay que valorar la forma en que se ha producido el accidente, pues será lo que determine la responsabilidad de unos y otros:

  • Accidente por lanzamiento: Es el típico caso que todos tenemos en mente. Imaginemos tres vehículos, el primero y el segundo frenan por circunstancias del tráfico con normalidad y es el tercero el que por una distracción golpea a este último, desplazándolo hacia delante y provocando que éste a su vez golpee al primero, ocasionándose daños en todos los vehículos. En este supuesto, el culpable es el conductor del vehículo que ha colisionado en primer lugar y que ha provocado el accidente en cadena. De esta forma, será la entidad aseguradora de este conductor la que se encargue de reparar los daños que se hayan provocado.
  • Doble alcance trasero: Un vehículo frena o se detiene, otro le alcanza por detrás y, a su vez, éste es impactado en la parte trasera por un tercer vehículo. A esto le llamamos doble alcance trasero, supuesto en que se aplicarán las reglas del alcance trasero, en virtud de las cuales el coche que ha impactado al de delante será responsable de los daños de ese vehículo y de los suyos propios. Podríamos decir que, además de un accidente en cadena, también se produce una “responsabilidad en cadena”.

En cualquier caso, no existen supuestos “de laboratorio” y la casuística en los accidentes de tráfico es muy variada. Hay que analizar cada colisión para determinar cómo se produjo y qué responsabilidad tiene cada vehículo en ella; valorar cuántos impactos ha sentido el conductor o si los daños traseros son muy superiores a los delanteros puede ayudar.

¿Cómo hay que reaccionar ante un accidente en cadena?

Como hemos dicho, las situaciones que se viven en un accidente en cadena no son idénticas a las de un accidente entre dos vehículos. Se trata de un ambiente de mucha tensión, con personas dando diferentes versiones o incluso con actitud hostil entre ellas. Es por eso que conviene mantener la calma y seguir una serie de pasos para solventar el problema de la mejor forma posible.

Lo primero que recomendamos es avisar a la autoridad que corresponda, lo que ayudará en buena medida a que los hechos queden más claros. Asimismo, recoger pruebas y testimonios también es muy importante pensando en el supuesto de que tengamos que acudir a juicio. Gracias a esto podemos demostrar circunstancias que han podido pasar desapercibidas al inicio, pero que luego resultan fundamentales para establecer las culpas y los responsables de la reparación.

Por otro lado, también conviene mantener la calma a la hora de facilitar los datos de contacto entre los vehículos. Insistimos en que son situaciones complicadas, de muchos nervios, y eso puede jugar una mala pasada. Es importante recopilar los datos, hacer fotografías de los coches y contactar con la aseguradora. Serán las que entren más de lleno en el caso si se produce conflicto entre los conductores.

¿Qué se indemniza en un accidente en cadena?

Las indemnizaciones que corresponden en caso de que se produzca un accidente en cadena no son muy distintas a las de un accidente entre dos vehículos. En ambos casos, las indemnizaciones afectarán a los daños materiales (los perjuicios patrimoniales y económicos) y a los daños personales (las lesiones) que se hayan podido provocar en el accidente.

Además, si vamos a reclamar una indemnización por lesiones, el procedimiento es igual que cuando se produce el accidente entre dos coches. Puede ocurrir que las aseguradoras acudan a la “concurrencia de culpas”, que es una forma de aceptar que todos los conductores tienen una cuota de responsabilidad en el accidente, lo que rebaja el porcentaje del baremo indemnizatorio; o que se aplique la llamada “solidaridad impropia”, en que se atribuye a cada uno de los conductores un idéntico porcentaje de responsabilidad, al no poder determinarse con exactitud la cuota con que cada uno ha contribuido al accidente.

En cualquier caso, ya hemos advertido de que la casuística en los accidentes en cadena es muy variada, por lo que conviene acudir a un despacho como Defentis, con un equipo de expertos en accidentes de tráfico, que podrán analizar cada caso concreto y dar una respuesta adecuada a las circunstancias.

 

 

¿Te ha resultado útil?