Seleccionar página

La indemnización del “ama de casa” por Accidente de Tráfico

Una de las modificaciones más vanguardistas con la reciente aprobación del nuevo baremo es el resarcimiento del lucro cesante a las amas de casa. Lástima que haya llegado tarde y que ya haya nacido extemporánea.

A muchos de vosotros os sonará la expresión “lucro cesante” a chino, pero esto traducido quiere decir: “lo que una ama/o de casa no gana por dejar de hacer la actividad que venía desarrollando”.

Cómo afecta esto a los que se dedican a las tareas del hogar

Es decir; lo que se hace con el nuevo baremo es crear la ficción de que el ama/o de casa tiene un sueldo como cualquier trabajador y que como consecuencia de no poder hacer las funciones propias de su puesto de trabajo se produce una pérdida económica.

Y esto se predica tanto para los días que no puede hacer las labores (incapacidad temporal) como para los casos en que esa labor se ve mermada a lo largo de toda su vida (secuelas).

Hasta aquí todo bien y vaya por delante que esto es más que nada….

Pero el problema a mi modo de ver las cosas, surge de un lado de la propia concepción del ama/o de casa y de otro del propio valor que se le da a esta tarea.

tareas-hogar-indemnizacion

Para el empezar por el final. Se entiende que el sueldo de una ama de casa es el del salario mínimo interprofesional en días, esto significa que un ama de casa cobra 746,33 euros al mes, o lo que es lo mismo 24,88 euros al día. Por tanto, cada día que un ama/o de casa no puede hacer sus labores se le considera una pérdida económica de 24,88 euros al día.

Pero el número de días que un ama de casa puede cobrar está limitado dependiente de la gravedad de la lesión.

Menos de 3 puntos de secuela, se cobra como máximo 1 mes. Más de 3 puntos, no hay límite.

Así un ama de casa que ha estado 100 días impedida para sus labores cotidianas que no ha tenido secuelas cobraría como máximo 746,33 euros y un ama de casa que haya tenido más de 3 puntos de secuela cobraría 2.488 euros.

¿Y esto cómo se come?. Lógicamente no tiene ninguna fundamentación ni lógica ni jurídica. Y así ante un mismo perjuicio acreditado (100 días de convalecencia) una persona cobra más que otra.

Hay un fundamento. El único fundamento: El económico.

De esta forma se limita a 746,33 euros la inmensa mayoría de la indemnizaciones por lucro cesante en las amas de casa.

Porque ¿cuántas amas de casa hay actualmente en España?: Pues muy pocas. Hace cuarenta años si había, hoy por hoy, el número de amas de casa es muy bajo y la mayoría son personas mayores.

El otro problema que entiendo que el legislador no ha abordado correctamente es el propio fundamento de lo que es un ama/o de casa y que va a hacer que corran ríos de tinta. No existe un carnet de ama/o de casa, ni nada que pueda probar que alguien es ama de casa. Quién dice quién es y quien no es ama de casa?. Si tengo hijos y estoy en casa ¿soy amo de casa?….

Pues bien, aquí es donde creo que radica el mayor de los problemas, ya que la concepción clásica del ama de casa ya casi no existe en la sociedad actual.

Y va a ocurrir que todo el que está en casa porque no encuentra trabajo va a decir que es ama de casa, (y esto no es así), y las compañías van a entender que es ama de casa sólo aquellas personas que tienen hijos y pareja a su cargo desde hace bastante tiempo, (y esto tampoco es así).

El problema está en que se da una solución a un problema actual con estructuras antiguas, y con una concepción antigua de la sociedad.

Hubiera sido más fácil olvidarnos del concepto de ama de casa e introducir el concepto más moderno de realización de tareas del hogar, no cómo dedicación exclusiva (y excluyente) sino como actividad propia de cada persona. Y quien pueda probar que dedica toda su jornada a las tareas del hogar cobrará toda una jornada y quien trabaja y luego hace las tareas del hogar debería ser compensado por no poder realizar esas tareas.

Como siempre, serán los jueces quienes decidan que es un ama de casa y que no es un ama de casa.

David Encabo.
Abogado de Defentis